sábado, 21 de agosto de 2010

Como ala de mariposa


Él era mi amigo desde siempre pero, desde que la conocí a ella, supe que él no la entendía. Me la presentó eufórico, orgulloso, enamorado, y yo me quedé mirándola junto a él y empezando a percibir ese sentimiento que nunca me ha abandonado cada vez que he vuelto a verla, de que “algo” estaba mal ubicado, de que ella no ocupaba el lugar que le correspondía.

Entonces era alegre, rubia y menuda. Con los años, sigue siendo rubia y menuda, pero ese “algo” que yo presentía le ha oscurecido la alegría y la mirada. No es que ya no sonría, pero se nota la tristeza en la comisura de sus labios, y eso parte el corazón, viniendo de ella.


Le recuerdo entregada y vivaz, llena de iniciativas e ilusiones. Inquieta, era ella la que siempre sorprendía con detalles agradables para todo el mundo. Nada le molestaba, todo lo asumía, siempre tenía una mano que ofrecer a quien lo necesitase y una risa que regalar al viento. Se la veía libre, dulce y frágil, como ala de mariposa…Siempre vino a mi mente esa imagen al verla, ala de mariposa…Porque, ¿qué es una mariposa sin sus alas?, nada, un gusanito inmundo.

Ella era ese ala de mariposa, liviana, suave, bella, intrépida rasgando el éter sin hacer ruido. Pero, las alas de mariposa están recubiertas de un misterioso polvillo cuya pérdida no les permite alzar el vuelo. Eso le pasó a ella, fue demasiado atrapada, demasiado retenida, perdió su esencia y el roce la ató a la tierra, a la vida de otros, a la existencia de simple gusano. Cuando quiso darse cuenta, su ala de mariposa no tenía brillo, se había olvidado de volar.


Pero, no hay que menospreciar la fuerza de un ala de mariposa, parece quebradiza pero es resistente. Quizás no tenga la potencia del ala de un ave, pero tiene la constancia de superación de la paciencia. Si la dejan, recupera su sustancia e inicia el vuelo. Se libera de sus cárceles, escapando por los resquicios; se contrae para hacerlo, casi se evapora entre los dedos de su opresor… Y vuelve a volar, vuelve a convertir al simple insecto en algo mágico y hermoso.


Ella es como ala de mariposa. Ahora está lastimada, herida, cree todavía que es un gusanito que no puede volar…Pero, en realidad, no es el cuerpo que se arrastra, es el ala que lo alza...Y volará, volará de nuevo, y yo estaré allí para verla.

15 comentarios:

Gloria dijo...

Atlan, no sé si es cosa de mi ordenador, pero el texto aparece encriptado, con un lenguaje de símbolos que no se puede leer. ¿Lo ves tú así?

Saludos.

Atlántida dijo...

¡Pues no, Gloria, yo lo veo normal!...Pero como sea así, poco me podéis leer...Voy a comprobarlo y lo arreglo si hace falta. Gracias por el aviso...¡ay,madre!...

Gloria dijo...

¡Vaya, se hizo la luz! Desapareció el encriptado y aquí está tu maravilloso texto. Me ha encantado, ya sabes que yo soy una gran admiradora de las mariposas, que como bien dices, son especialmente bellas y no tan frágiles como parecen.

Un abrazo.

María dijo...

Tienes magia en tus palabras... nos transportas por lo sitios más mágicos, reales e inalcanzables... ¡que sé yo! Pero me encanta leerte. ;)

María

Mismamente yo dijo...

El otro día vagando por la red, ya te conté que me tropecé con la atlantida, y he aquí que hoy me la encuentro en un hilo del feisbuk ese. Si la final va a ser que la Atlantida nunca dejó de existir, simplemente hay que mirar y se la ve. :D

Bonito texto, pura magia como dicen por ahí. Pero ten cuidado con las mariposas, que yo una vez descubrí una parecida a esa, y resulto que bajo las alas no tenía antenas, sino fauces de araña. :D

Atlántida dijo...

Gloria, nos ha costao,pero ahí está, claro y meridiano.

María, un placer verte por aquí, que me leas y que te guste...Un placer y un orgullo ser tu amiga.

Mismamentetú, no vagues tanto, haz una paradita en mi feisbukese, hombre, que se note, que te disfrute un segundico...¡no seas rácano ademas de evasivo!...A ver si es verdá, jodio...Y gracias mil por estar aquí, si en el fondo me quieres, que lo sé yo :)

Lara dijo...

Ay¡ esas alas de mariposa...con capacidad regenerativa...cuán ave fenix. Sé que estarás muy cerca de ella cuando despegue el vuelo de nuevo y vuelva a tener sus colores y su brillo de antes. Pues no es bueno que las mariposas, tan maravillosas se dejen atrapar y clavar alfileres de coleccionista...No...Sé que las alas volverán a volar...

Besicos guapa.

Atlántida dijo...

Mi hadita bosquiniana, gracias, más gracias, como siempre.
Besicos pa ti también.

Mismamente lector dijo...

Jajaja. :D
Ni rácano ni evasivo, holandés errante que decía una famosa historia. Y eso no quiere decir que yo sea holandés ni que tus historias no sean famosas. Todo se llegará..

En tu feisbuk no se para creo, no tiene anden, te conduce irremediablemente hasta este lugar.

Ah, y claro que te quiero, después de leer tus letras y ver tu sonrisa pregamba, como no se te va a querer. :D

Por cierto, "La casa de la cuenta" va a tener tercera parte? Es para ver si la juzgo en un contexto completo o sólo como flashazos.

Un saludo desde el mas allá.

Atlántida dijo...

Hola, Mismamentetú.

Te informo,errante (no creo que holandes,¿o sí?):

En mi feisbuk se para, si quieres.Puedes hacer comentarios,tanto en cada relato expuesto como en el muro general...Tengo pruebas de que es posible :)

"La casa de la cuneta" (el I y el II) son trocitos del primer capítulo de mi próxima novela. Estoy en tratos con algunas editoriales,pero esto es muy dificil,jomio, y no sé en qué quedará al final...Ya te explico más por correo privado,si quieres...Pero, de momento, los trocitos expuestos como relato se quedan en eso. Si te interesa, puedo pasarte más a título particular,jajaja.

Que malegro mucho cuando veo que te pasas por aquí; aunque no lo creas, se echa de menos a los "viejos" amigos....Hale, espero que tu ruta te traiga por aquí muchas veces.
Abracico afectuoso y tal.

Mismamente yo dijo...

No, holandés no. :D

Ya sé que en el feisbuk se pueden hacer comentarios, pero como básicamente el carilibro ese que tienes es de relatos, ya lo comentó aquí y así no me duplico. Qué si uno ya es plasta, sería doble plasta, o plasta con Eco.

Aunque ya estudiaré con calma si soy capaz de hacer dos comentarios diferentes sobre un mismo tema para no repetirme. :D

Ufff, gracías por el ofrecimiento de pasarme mas material. Pero así como que soy un poco gafe y no quisiera cargarme el futuro de nadie. Si eso ya me espero a verlo públicado, que tiempo es lo único de que dispongo.

Pero tampoco una eternidad eh, así que...

Además de esa forma ya acudiré a su presentación para que me lo firmes con una dedicatoria. :D

Viejo? Mas llamó viejo?. Menos mal que detrás iba lo de amigo, que sino, grrrrrrr, jajajaja.

bicipalo dijo...

Hola, holaaaa..., mucho tiempo sin venir por las ciudad sumergida, pero ya vuelvo a bucear por aquí.
Cuesta creer que una mariposa pueda volver a volar despues de reptar desprovista de esas alas como de quebradizo papel..., pero así es homo, así es nuestra mente, capaz de despertar cuando las circunstacias son favorables, cuando topamos con alguien que es capaz de vernos volar como mariposas, sonriendo, dandonos espacio, guiandonos con el cariño y la dulzura, pero sobre todo con la comprensión de que a las mariposas hay que tratarlas como mariposas..., con delicadeza y cariño.
Guay Atlan, me ha gustado.

Atlántida dijo...

Gracias por seguir sumergiéndoos en mi mundo.

Hombre-bici, un placer volver a saber de ti.

Mismamentetú, o lector, o errante, amigo...Ojalá exista una presentación donde vernos :)

Un besito pa cada uno.

Anónimo dijo...

es muy bonito, alas de mariposa ....he sentido algo especial al leerlo,seguro que esa mariposa encuentra un resquicio por donde pueda escapar, y así recuperar su esencia.
Me he sentido identificada con tu mariposa.
un besín.

ANIUSKA.

Atlántida dijo...

Gracias, Anius ;)

Un beso

Publicar un comentario