domingo, 8 de septiembre de 2013

España es un mercadillo




“¿Qué más podemos vender?  Tenemos hecho el negocio de  Eurovegas, pero nos quedan aún hospitales y educación a trocitos, patrimonio nacional y obras de arte a discreción, exportamos mano de obra barata y con títulos universitarios, disponemos de territorios con playa para el sector servicios turísticos, y parques naturales para otra clases de negocios;  a los que el cliente puede trasladar su propio personal si lo desea, por supuesto…Las Olimpiadas 2020 se nos escaparon, pero ahí está el proyecto para pujar de nuevo, en la cartera de “negocios pendientes”, para otro año…”


El comprador, extranjero y educado en otra clase de civismo, pregunta asombrado:


“Pero, ¿y sus ciudadanos están de acuerdo en todo eso?”


El mercader del traje de Armani y avinagrada cara de buitre avezado responde:


“¡A esos no hay que preguntarles!, ¡quiénes son ellos para decidir; ya nos dieron su voto, ahora que apechuguen!..Además, no se preocupe usted, que los de aquí están muy acostumbrados a tener patrón o señorito que decida por ellos y se amoldan a todo…Y si protestan, un poco de leña y a callar…Aunque funciona mejor darles circo..., o fútbol; se lo tragan y callan hasta en ayunas de tres días.”


El comprador abre la boca y articula un “¡aaah!”, entre la sorpresa y el alivio.


“Así, ¿usted cree que no hay peligro de revueltas o problemas, si compramos?”, pregunta, esperanzado.


“¡No, no, ningún problema; ya está más que comprobado! Tenemos referencias, no se vaya a creer…Pregúntele a Mr. Adelson, o a los compradores de nuestros hospitales públicos, o a algunos de nuestros comerciales más aventajados, que ya han hecho negocios faraónicos, como el señor Matas y su Palma Arena; o el señor Fabra y sus negocios en Castellón durante décadas;  o al experto señor Camps, también en Valencia. O  la ex presidenta de la comunidad de Madrid y gran comercial de nuestra firma “España”, doña Espe… ¡o la presidenta de Castilla-La Mancha, la señora Cospedal, que hace unos recortes en dispendios de salud pública maravillosos y ha colocado debidamente a casi toda su familia en la alta ejecutiva de la empresa!... Tenemos a nuevas promesas practicando, como la  alcaldesa de Madrid, doña Ana, señora de Aznar; le ha salido mal algún proyecto reciente, quizás le falló su nivel de inglés, sus pocas tablas para fingir humildad y simpatía, lo que se llama don de gentes…;  pero aprende de un buen maestro, que es su marido y uno de nuestros líderes en la sombra más poderosos y con mejores relaciones internacionales…”, asegura del tirón el vendedor.


El posible cliente se acaricia la barbilla, pensativo. Tuerce todavía el gesto, indeciso e incrédulo.


“Oiga, pero es que me ha nombrado a gente de su equipo, y el país es más grande…”


El mercader agita una mano, en un ademán displicente.


“¡Nada, nada, pero si todos llevamos los negocios de la misma manera! Rapidez y efectividad, antes de que los obreros se den cuenta y quieran su parte del pastel, que pedir sí que saben…Mire los de la marca PSOE, con sus ERES, sus veteranos ejecutivos y su historial: el señor Guerra, González, Rodríguez Zapatero, Rubalcaba…, y otros menores que no le nombro porque, al final,  son de la oposición, compréndalo”


“Claro, claro”, acepta el comprador, afirmando con la cabeza, más convencido.


“Bueno, míster, entonces ¿se decide usted por algo de la marca España?”, insiste el vendedor, inquisitivo.


“De acuerdo; probaremos con cuarto y mitad de costa de Levante  y una islita Balear, si los amigos alemanes no la quieren… ¡Y un trozo de los Monegros por si hacemos maniobras militares!” dice el comprador entusiasmado.


El vendedor sonríe beatífico y obsequioso.


“¡No se arrepentirá de la compra, caballero, Spain is different, ya lo verá!”, dice satisfecho.

2 comentarios:

marisa moreno dijo...

Hola, La Lola más grande de todas las Lolas habidas y por haber!!!!
Spain is different, qué duda cabe... Y para algunos hasta indifferent, jamía.
Tú no lo eres para mí, así que aquí estoy para lo que gustes.
Un super achuchón!!!

Lola Romero dijo...

¡Gracias Mariii! Tú sí que eres grande. Voy a ver si hablamos ahora mismito,pero tenía que dejar constancia de que recibía ese achuchón tan cariñoso. Lo respondo con las mismas ganas, Marmo de mis entretelas.

Un besazo.

Publicar un comentario