viernes, 7 de mayo de 2010

Pidiendo opinión, por favor

Safe Creative #1005176308355Queridos amigos que me leéis:

Hoy vengo con un favor que pediros. Diréis que es inseguridad en mi obra, pero..., si, es cierta inseguridad, bastante miedo y mucho prurito de apostar con la mejor baza. Veréis, me he decidido a enviar una novela mía a una editorial.., a una o a varias, según vengan los descartes. La cosa es que,aunque a mí me guste lo que he escrito (porqué lo entiendo y sé de qué va) no sé si es lo suficientemente potente para los ojos de otros lectores imparciales. Lo que os pido, a los que queráis, es que me deis vuestra sincera opinión sobre la muestra que publico a continuación..Es solo un trocito del principio. Es un dramón,os lo aviso.
Agradezco de antemano las buenas intenciones que seguro que me prestáis. Y disculpad la licencia.

Un abrazo.

LA BOFETADA


Conocí a Teresa cuando las dos éramos adolescentes, hace ya más de cincuenta años. La vida nos llevó por caminos distintos pero convergentes. Es triste pensar que ha sido ella, hasta ahora, la que más veces a necesitado de mí. Por ejemplo, hoy.

De nuevo he corrido a su lado, una vez más, y nada me pesa tanto como verla sumida en un dolor que parece imposible que pueda soportar cualquier ser humano. No dejo de mirarla desde que llegué, en silencio porque las palabras hace rato que se han acabado entre nosotras, y no me explico donde reside su fuerza. Su rostro expresa una agonía asumida, introspectiva, que oscurece incluso las arrugas que ha surcado el tiempo. Es el rictus de una mujer que ha vivido más de los sesenta y dos años que tiene, mil.
Y, sin embargo, me sorprende que una vez más sea capaz de levantarse de su asiento para recibir a alguien que llega, invariables los gestos contritos, y reciba los pésames y los besos en la mejilla esbozando esa sonrisa conformada que más parece una mueca de sus labios. Lleva así desde primera hora de la mañana, y está anocheciendo; yo no podría.
Esta mañana, en el taxi que me traía hacia aquí, no podía pensar en otra cosa que en el cúmulo de desgracias que ha sido la vida de mi amiga. Y en ese misterio insondable que para mí representa su forma de afrontarlas. Se me ocurre que otras mujeres, yo misma, en su lugar, incluso con menos motivos, ya hubieran perdido la razón, o hubieran intentado acabar con tan desastrosa existencia. No es para menos, pero aquí está ella, resistiendo.
Y aquí estoy yo, al cabo de los años, a su lado.


“Aunque no quiera, mi mente embotada se remite al pasado. Recuerdo otros años y otra vida en que Teresa era, más que mi mejor amiga, la hermana que nunca tuve. Una Teresa joven, más atrevida y llena de entusiasmo que yo, entonces.
Vivían nuestras familias puerta por puerta, en el mismo rellano, y ella y yo siempre estábamos juntas. Creía conocerla a fondo, en esa época, y estaba segura de que, si alguna de las dos tenía que conseguir lo que anhelaba en la vida, esa sería Teresa, sin ninguna duda.
Era ella la que me contagiaba la osadía propia de nuestra edad, aquella inacabable ansia de vivir. A su lado, yo, la tímida, la miedosa, era capaz de hacer cosas, trastadas de juventud, que no se me habrían pasado por la cabeza de otro modo. Como aquella vez, en que nos escapamos solas del baile, (terrible atrevimiento para la época), burlando la vigilancia protectora de nuestras madres que nos hacían de “carabinas”.
Era impensable en los años cuarenta y cincuenta, en España, que dos señoritas de bien anduvieran solas a ciertas horas de la noche, o entraran y salieran de un local público sin la compañía de alguien mayor. Pero, para Teresa, no habían horas prohibidas, ni temores, ni convecciones sociales. Y sólo porque quería pasear.
Anduvimos, aquella noche, acera arriba y abajo del Paralelo, riendo como tontas, desafiando las miradas curiosas de los pocos viandantes que nos cruzábamos, sintiéndonos trasgresoras y libres como sólo la juventud nos puede hacer sentir. La regañina de nuestros padres y el sofoco de nuestras madres no menguaron la satisfacción que nos produjo la escapada."

16 comentarios:

bicipalo dijo...

Hola Creadora..., antes de nada, me has dado un a alegria inmensa al llamarme Bici-hombre...., es genial.
No te preocupes por la calidad literaria o por lo que pueda pensar el jurado. En mi opinion es mas importante la solidez del argumento, el entramado de la historia que cuentes, que no hallan fallos o puntos demasiado débiles, que no incurrras en contradicciones a mitad de novela.
Hay gente que sabe escribir para ganar concursos, hay otros que los ganan por calidad incontestable, otros porque te enganchan con sus tramas..., realmente todo cuenta Lola, pero te digo que si has sido capaz de escribir una novela y de presentarla a concurso ya es un exito. Creeme, lo dificil es terminarla.
Y de tu inicio solo te diré que si Teresa era la mas osada y valiente, tu protagonista no debes "correr" hacia ella, como a socorrerla. Bueno, por lo que nos has mostrado es lo que pienso..., en todo caso deberia visitarla, reencontrarse con ella.
Presenta tu obra, ponte nerviosa, ten ansiedad, muerdete las uñas..., pero sigue escribiendo, teniendo con fianza en ti misma y en tu aficion
Un besico...., como diria el Ama del Bosque..., je, je, je.

Atlántida dijo...

¡Graaacias,hombre-bici!.

Aunque tu opinión y tus consejos me dan muchos ánimos,me acabo de dar cuenta de un defectillo mio: lo antigua que me pongo hablando cuando me meto en situación...¡Se van a pensar que soy la "prota"!...En fin, que casi fijo que esta semana voy al Registro,le pongo el sellico y la mando...,a no ser que alguien venga diciendo que no envie semejante bódrio...Veremos,¿qué opinan los demás?.

Un abrazo,hombre-bici,(jeje tas quedao con el apodo,pa mi)

Marmopi dijo...

Pues, chica, yo qué quieres que te diga... que te atrevas, que intentes, que lo persigas. Lo poco que he leído me gusta y es fácilmente comprensible y no es un bodrio. Probablemente hilado con el resto seguro que es de lo más resultón y bueno. Sólo te falta el achuchón y el empuje para atreverte y enviarlo. Además, cuando uno tiene un algo dentro que hierve y que necesita sacar como es tu caso con la literatura, qué te tiene que frenar? No pierdes nada. Más bien al contrario, Lola.
Ánimo, que tú lo vales!!!

Lara dijo...

Siempre me ha gustado lo que escribes. Creo que, donde tú acabas de verte un defectillo, es decir, "lo antigua que me pongo cuando me meto en situación"... yo ahí veo la fuerza que tienes, porque desde tu edad, situación y piel, te pones en la edad, situación y piel, de tus personajes. El que te mimetices con tus ficciones, creo que eso la hará más creíble al jurado porque no verán mera ficción, sino la realidad de una historia, de unos años que han servido para algo más que para hacerse mayor.
Yo la publicaría ya mismo...Y, como Hombre-Bici, dice, y ya ves que dice bien lo que dice, no tengas en cuenta si va a ser o no número uno de ventas, que ojalá, sino que tu obra está al alcance de quien la quiera tener, sentir, oler...y que sale de ti, de tu capacidad de crear, de sentirte la "prota" de tu propia imaginación.

Besicos...del ama del bosque...jejeje..que bici...

Atlántida dijo...

¡Adjudicada!...esta novelilla se va de viaje,del cajón de mi casa a otro cajón de algún editor,jeje.

Gracias a todos, ojalá encuentre siempre lectores tan favorables a mi escritura como vosotros.

Un besote fuertote para cada uno y cada una.

skiper dijo...

Holaaaa... Un saludo para todos.

Estooo, permiteme que te diga,y aunque no, que bajo mi punto de vista a la obra le falta cierto toque espiritual.No crees??? jeje

No se a que esperas, ya puedes coger la osadía de Teresa y salir corriendo a poner el sello a esa historia... y bien en una editorial o algún certamen,pero enviala ya.

Y no te pares a pensar el que será... es!!!. Es tu forma de expresar ,es lo que piensas, es lo que imaginas, es lo que sientes, es lo que llevas dentro...es Atlantida.

Así que estimada prima putativa...ya estás tardando.

Un besote inbabeable

Atlántida dijo...

¡Pero, qué sorpresa, el primo Skipy por aquí!. Gracias por tu visita y por tus palabras...,repartiremos la herencia de la yayaforera :)

Besos sin babitas.

Theodoro dijo...

Hola, Atlan:

Es muy difícil para mí dar una opinión objetiva, pues no soy imparcial. Tengo debilidad por tus textos, desde hace mucho tiempo. Son fuertes. Pegan; atrapan. De todos modos, te diré: lo que he leído me incita a leer más, a querer leer más.

Y sí apruebo, sin duda alguna, que hubieras enviado tu novela a un editor. O a más de uno. Espero que se te dé, Atlan.

Un abrazo!

Alfredo, o Theodoro

Atlántida dijo...

En ello estoy,Alfredo. Mil gracias por tu opinión, que no sea imparcial le da otro valor, más importante para mi.

Os iré dando noticias a todos,cuando las haya...,si las hay.

Gracias de nuevo. Abrazos.

Roberto Learsi dijo...

Cuanto tiempo que no estro a tu mundo!!
Perdon Atlantida!! es que no he estado bien, pero hoy, he querido hacer un pequeño descanso en el largo y agitado camino por la vida... asi, como sin quererlo me encuentro con este principio de tu novela...
Yo, solo puedo opinar desde mi sensación, la técnica no me interesa, pero el sentimiento si.
Lo poco que he leido me insita a leer mas... a saber mas... para mi es muy ameno, se lee solo casi deslizándose sobre las palabras, como una continua ansiedad por saber el final..
Esa ha sido mi sensación... fácil de leer, amena y sumamente interesante...
Felicitaciones....
Roberto

Atlántida dijo...

Apreciado Roberto, espero que estés mejor.

Me alegra verte por aquí otra vez, obvia decir que lo agradezco también,pero lo digo.

Prometo enviaros un ejemplar de mi novelilla a cada uno de vosotros,si llega a publicarse,o a encuadernarse siquiera :)

El proyecto ya es un poco vuestro, por que os lo habéis ganado.

Voy dando pasitos en esa dirección.

Cuídate, Roberto. Un abrazo.

Eguskiñe dijo...

Querida Lola, espero que cuando leas este comentario, hayas mandado tu novela a todas las editoriales y a todos los concursos posibles, ya que tiene una lectura amena y agradable, aunque sea según tú "un dramon".

Un besazo muy fuerte.

Atlántida dijo...

¡Egus!, que alegría verte por aquí. Gracias por pasarte por mi blog,y por tus palabras.

Que sigas siendo felíz,amiga; lo mereces sin duda.
Un beso.

Adriana dijo...

Ya estoy esperando ansiosa que salga tu novela publicada Atlan!
¿Qué más decirte? que te deseo muchísima suerte en esta nueva etapa...y te envío mil abrazos transoceánicos!

Atlántida dijo...

¡Hola,Adri,que gusto leerte!.
Muchas gracias,yo también te deseo lo mejor,amiga.

Tienes mucho que decirme,seguro.Escribeme.

Besitos

Mismamente yo dijo...

Una buena obra puede estar en cualquier esquina. No se sabe si lo es hasta que se profundiza en ella.
Ha falta avanzar capítulo a capítulo y explorar la historia.
Para mi gusto empieza cuando cuando no puedes parar de leer y te dices eso de: "bueno, por hoy es el último capítulo". Pero al terminarlo deseas seguir mas y mas.
Con esto quiero decir que esta introducción pues no deja entrever lo que sera. Pero nadie lo sabrá si al igual que nosotros hemos leido el principio, tú no comienzas por tu principio. O sea, mandándola. El camino se empieza andando suelen decir.
Sí a ti te gusta, y has disfrutado escribiéndola, ya tienes la mitad del camino.
Así que adelante, o como dicen los italinos, avanti, siempre avanti..

Suerte..

Publicar un comentario